Nueva normativa Aeródromos Uso Restringido

¿Algunos campos de vuelo podrán albergar aeronaves de la Aviación General?

 

Hace unos días recibimos una carta de la Dirección General de Aviación Civil donde invitaba a AEPAL a comentar el nuevo borrador de normativa que afecta a los aeródromos de uso restringido. Lo más destacable de esta nueva normativa es que parece que la intención es homogeneizar la norma regulatoria que afecta a todos los aeródromos que no se establecen estrictamente bajo el anexo 14 de la OACI. El alcance que puede tener este nuevo texto es todavía impredecible, pero parece que los campos de vuelo de ULM que reúnan las condiciones técnicas definidas en la norma y, además deseen adaptarse a ella, podrán solicitar y constituirse como cumplidores de ella con lo que podrán asumir todas aquellas operaciones de aeronaves cuyas performances coincidan con las características de la infraestructura aeronáutica aprobada. ¿Esto qué quiere decir?, pues que básicamente si el campo de vuelo cumple los requisitos, en él podrán además operar aeronaves distintas de los ULM.

De esta manera, el equipo de esta recién constituida junta tuvo su primera tarea como entidad representativa del sector.

Nuestra apreciación ha sido positiva en cuanto al texto, no obstante hemos solicitado que se especifique más sobre la distinta casuística en la aviación ligera y que no está debidamente contemplada en el texto bajo nuestro punto de vista, y que nos aclaren sobre cómo puede afectar la norma en el futuro a aquellos campos de vuelo de ULM autorizados que no cumplen la norma. Además hemos querido hacer una clara demanda sobre la falta muy grave en el texto (y que hemos advertido por omisión) en lo relativo a los altipuertos y su futuro desarrollo, pues tal y como está definido en la actualidad, se anula completamente la constitución de cualquier infraestructura en un entorno de montaña, máxime cuando la nueva normativa FCL reconoce este tipo de vuelo con las debidas habilitaciones y definición formativa.

Aquí dejamos el documento que a nuestro parecer hemos creído conveniente enviar a la DGAC

Archivo PDF